viernes, 1 de junio de 2012

Adiós Amigo: 89700- 199600

Escribo este post lleno de nostalgia, y aunque sé que que es por algo mejor y un proceso totalmente natural, eso no le quita la melancolía misma que conlleva el hecho de dejar un ir amigo tan bueno como lo fue mi pequeño Chevy Huevo. 


Soportó con valentía cada charco, cada rayo de sol, cada ida a la ruta Puuc así como las veces que fue solo conmigo y las otras tantas que fue lleno de gente. Él ha sido mi único amigo que me acompañó a todas partes, en días lluviosos y en días soleados, cuando hacía frío o calor. Me esperaba pacientemente cuando trabajaba o cuando me iba de fiesta, cuando estaba en misa, o solo en la casa.


Rodaba conmigo a pesar de todo y contra todos. Por eso te doy muchas gracias, eres y serás mi amigo por siempre. 


Tu amigo, 


Pepe

Lo más visto

Follow by Email

Paseadores