martes, 24 de noviembre de 2009

¡No a Tontolia no!

Es un poco ridículo ponerte a escribir un post, cuando sabes que tienes la medianoche como límite para enviar un artículo a tu investigador al que le has estado posponiendo el envío de tu información, y peor aún cuando sabes de sobra que todavía no es un hecho, pero realmente es indignante lo que sucede con la señorita Tontolia Güémez, y es que este es un caso conocido y sonado, pero sabemos que la realidad, es que en cada casa siempre hay una Tontolia como ella.

Y es que basta su sonrisa de niña boba para darse cuenta de lo evidente: ¡Tontolia es una gran niña y obvio que la voy a extrañar si se va a otro lado! Extrañar es una cosa subversiva cuando se trata de alguien a quien apenas conoces y sobre todo con quien se ha convivido muy poco, pero así es, si Tontolia se va, yo también (ah no verdad, de todos modos yo me voy, por gusto o no, pero bueno esa es otra historia

De cualquier modo, la señorita Tontolia, (Tontolina para los amigos) debe estar segura que se le quiere mucho, y se le desea lo mejor y siempre que esté aunado a un mejor futuro profesional, hasta las traiciones se entienden. Tontolia, de corazón todo el éxito del Universo, (aunque sea mucho decir, échale ganas y verás que te irá súper).

domingo, 22 de noviembre de 2009

Lo que un vaso de agua nos puede enseñar

Hace mucho que vivo engañado. Siempre, y ahora entiendo a la gente que dice, "mi tío, mi primo, mi papá, mi abuelito me enseñó que..." Reconozco que hoy yo estuve en el error, ya que no es un "vaso con agua", sino que de acuerdo a la DRAE la forma correcta de decir es "un vaso de agua", ya que esa preposición hace referencia a la pertenencia o al contenido del material.

Y aunque haya necesitado pedir "un vaso con agua" para que un buen amigo me sacara del error, me alegra saber que al menos no es correcto mi conocimiento sobre colectivos, y no me refiero precisamente a las HSH, sino más bien a los que nombran a un conjunto de cosas, objetos o seres agrupados, todo esto va, porque la palabra "gentes" no existe, ya que basta decir gente para aceptar y reconocer que se trata de un conjunto de seres humanos, es muy común escuchar en la calle y sobre todo en nuestro Yucatám más de una persona, utilizar de modo erróneo ese plural inexistente.


Pero bueno, ¿qué más le vamos a hacer? Mientras el método constructivista quiera hacer que los niños y jóvenes "aprendan por sí solos español y matemáticas", seguiremos viviendo en un país, donde la gramática, la ortografía y los números sigan siendo priveligio de unos cuantos, ¿interesante, no?

¡Quién reviviera a Sor Juana!

Mi madre siempre me ha enseñado que quien poco sabe, rápido lo suelta, y en el tema de Sor Juana Inés, soy uno de esos casos, sé muy poco de su vida, de su obra, de sus actos, y sólo recuerdo uno de sonetos, el más famoso, el más conocido y el más aplicable a mi vida hoy en día:

"Feliciano me adora y le aborrezco;
Lisardo me aborrece y yo le adoro;
por quien no me apetece ingrato, lloro,
y al que me llora tierno, no apetezco.


A quien más me desdora, el alma ofrezco;
a quien me ofrece víctimas, desdoro;
desprecio al que enriquece mi decoro,
y al que le hace desprecios, enriquezco.


Si con mi ofensa al uno reconvengo,
me reconviene el otro a mí, ofendido;
y a padecer de todos modos vengo,


pues ambos atormentan mi sentido:
aquéste, con pedir lo que no tengo;
y aquél, con no tener lo que le pido"
Sor Juana Inés de la Cruz

Y aunque me imagino que esta monja no estaba pensando precisamente en Lisardo o en Feliciano para escribir su post, pues seguramente estaba concentrada en que sus sílabras y sus palabras pudieran cumplir con las reglas del tan famoso soneto, esta historia de amar a alguien y que ese alguien no te ame, es más común de lo que parece.

Y la cabeza se me vuelve un retruécano cada que pienso en esos amoríos tontos, porque sólo inhiben pensamientos, actividades y prioridades que nos da la vida, y nos dejan frente a una computadora viendo lo que papá en el televisor y únicamente te dejan pensando en qué decidir, aunque al final del día uno sepa que no llegará a una conclusión, porque estas no existen, al menos en el amor no las hay.


Lo más probable es que Lisardo y Feliciano se sentarán esperando una respuesta y como todo, el cabello se caerá, la cintura se ensanchará, la piel se arrugará y de seguro Lisardo y Feliciano recordarán el pasado como una anécdota más que contar.

sábado, 21 de noviembre de 2009

"Yo creo que Inés quiere dormir sola aunque un regimiento se postre a sus pies

Pero no te extraño, pueden ser los años, o esos desengaños, ¡No sé porqué! Hoy me han dado unas ganas enormes de escuchar a Liliana Felipe o a Susana Zabaleta cantando a media voz esta canción, y aunque a decir verdad, nunca la entendí del todo (incluso me atrevo a afirmar que hasta hoy en día sigo en entenderla, creo que esta bola de emociones que siento me hacen sentir que hoy es eso lo que quiero escuchar.
Y es que a menudo cuidamos todo lo físico que a nuestro cuerpo le acontece, pero ¿cuándo nos preocupamos por lo emocional? Para algunas personas, como para mí, nos es fácil evitar demostrar ciertos sentimientos, pero ¿qué pasa cuando nuestra memoria de sonrisas diplomáticas se nos acaba? Es entonces cuando creo que debería decir: "Pero no te extraño, deben ser los años", aunque realmente así sea.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Anoche te soñé

Anoche te soñé, aún no entiendo porqué, para qué y cómo. Todo ha terminado ya y lo que quedan son sólo recuerdos de momentos pasados, los cuales hoy son únicamente referencia y no residencia. Sin embargo, te soñé, y lo hice cuando no quería hacerlo, cuando pude haber soñado con cualquier otra cosa, a pesar que pude no haber soñado.
Y desperté solo, entré a tu facebook, y no encontré nada, descubrí que nadie muere de amor, incluso tú. Todo estará bien y como siempre se retoma lo que se dejó inconcluso y se concluye lo que se dejó en el pasado.

lunes, 16 de noviembre de 2009

X'thobil: A pesar de todo, son felices


Desde que he estado trabajando en Save the Children, muchas cosas en mi vida han sido nuevas, para empezar, hacer algo a cambio de un recurso monetario, es algo nuevo, en segundo, ver que tu estatus crece, que la gente cree en ti y no se trata de una tarea, no es una calificiación, es una responsabilidad que las personas mayores llaman vida y por lo general estresa a las personas.

Ese mismo estrés produce calvicie en unos, insomnio en otros e incluso los más radicales presumen de padecer estreñimiento. Pero en todo ese ritmo, donde procuramos ir de un lado a otro, en el que sólo nos detenemos a dormir unas horas y a continuar pensando en los pesos, hay gente que realmente tiene motivos para vivir estresada.

Aunque no lo creamos posible, existe gente que realmente no sabe qué comerá mañana, es más estoy seguro que hay madres que no saben siquiera qué le darán de comer hoy a sus hijos. Y eso sí que es un motivo de estrés, y sin embargo, muchas de esas personas no lo están.

Este es el caso de la gente de las comunidades, de las comunidades más pobres, de las más necesitadas, de las más desprotegidas, que a pesar de todo son las más felices, porque han aprendido a vivir con lo que tienen, a disfrutar lo que tienen. Han aprendido el valor de disfrutar un parque en sábado, de jugar corriendo descalzos sobre el pasto y sobre el asfalto también.

Aprendido a tomar agua de pozo y a comer tortillas con sal y un poco de salsa de tomate todos los días. Hablan la maya y son felices. Ven televisión abierta en su televisor a colores de catorce pulgadas y sienten que la vida ha valido la pena. Las niñas sueñan con ser tan populares como Patito y las divinas, y los niños aspiran a ser tan atractivos como Mateo, y no se ponen a pensar en nada más.

¿Y sabes algo? A pesar de todo, son felices, puedes ver esa luz en su rostro y descubrir su inocencia y la pureza de su alma. Con haber vivido para ver eso y poderlo contar, me queda claro que el trabajo que he estado realizando, me ha pagado con creces el precio de mi trabajo. Trabajar para ellos, silenciosamente tiene sentido. Vivir tiene sentido. Hacerlo por otros mucho más.

¡Oh!... ¿Fue un sueño?


Era un niño. Tenía tan sólo 16 años. No sabía ni ahora sé con certeza qué es lo que quiero. Recuero que fui malo, muy malo. Nunca había visto llorar a nadie, y nunca conté las lágrimas que vi caer de tu rostro, y te pido perdón. Ahora ya no soy tan niño, ya se me cae el cabello como a tí. Mi estrés ya no es por tareas, ahora es por algo un poco más complicado que antes no comprendía, una cosa llamada vida, y que hace que la gente ande sin dejar de mirar el reloj.



Ayer descubrí que son muchos años, muchos vividos en silencio y sin nada qué decir. Tu silencio me asusta y el ponerme a pensar en ello aún más. Estoy seguro que no lo has superado del todo, estás bien a secas, igual que yo. No puedo decir nada respecto a lo que pasó anoche. Pero aún así sigo pensando que no estás totalmente cómodo.



¿Cuántos sueños pueden perderse en siete años? ¿Por qué reencontrarnos ahora? Y como me dijiste hay muchas cosas que no te gustan de mí, a mí me pasa lo mismo. Sé que la madurez debe llegar, sé que la madurez está en algún sitio, está cayendo como el rayo que ilumina el alba, pero por ratos se le olvida dónde queda el sur, como a todos.



Prometo no volver esto un sueño. Prometo no desaparecer como en el pasado, hacer que eso que nunca fue esta vez sea tan real a lo que siempre imaginamos, aunque estoy seguro que nuestras perspectivas no son las mismas, aunque eso sólo el tiempo lo dirá.




viernes, 25 de septiembre de 2009

Mérida, ¿municipio o sacristía?

La presentación de mi ponencia en el IV Congreso Internacional Fomentando las Libertades Laicas realizado en la ciudad de México, del 20 de Septiembre al 2 de Octubre de 2009.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Niños ayudando niños

Creo firmemente que las personas vivimos en una burbuja, cada uno de los seres humanos que habitamos la faz de esta tierra, pensamos a veces solamente en cosas tontas, únicamente en nuestra burbuja que la mayoría de las veces se rompen con tonterías.





El jueves pasado, tuve la oportunidad de compartir mi tiempo con unos pequeños niños de una ludoteca ubicada en el sur de la ciudad de Mérida, auspiciada por Save the Children fundación para la que colaboro, y a pesar de lo bello de la expereincia no termino de asimilar cuánta felicidad y esperanza irradian los pequeños, y pensar que en nuestra burbuja la mayoría de las ocasiones nos preocupamos por cosas tontas, y a pesar de todo, nunca logramos ser tan felices.
Debo agradecerle especialmente a mi amigo Dorian, que me haya regalado su tiempo y su compañía y también por las buenas fotos que tomó de estos pequeños que ante todo tienen una pureza en el alma y el corazón que bien vale la pena mostrar.








miércoles, 19 de agosto de 2009

Cuando el amor se vuelve locura



Por el título de este post, pareciera que voy a escribir alguna historia sobre el desamor propio, sobre infidelidad o algún otro sentimiento completamente humano que sentimos muchas veces en nuestras vidas y que cuando sucede no sabemos cómo encauzarlo, cómo decirlo o gritarlo al aire;


Sin embargo, en esta ocasión, no pretendo ello, en su lugar quisiera escribir sobre un personaje histórico poco conocido, o tal vez que sí lo sea, pero que al menos para mí su historia es nueva, se trata de Juana I, mejor conocida por su apelativo "de Loca", y es que sería redundante hablar de su legado histórico, su biografía o su familia, aunque de cierta forma sean indispensable para entender su historia.


Basta abrir un libro de historia para imaginarnos qué tan intensa debió haber sido la historia de Juana para volverse "Loca" por amor, y ¿cómo no serlo teniendo a un personaje que ha trascendido a la historia por su "hermosura" como es el caso de Felipe
Pero más allá de la historia romántica de amor y desamor que pudo haber existido entre estos dos personajes, es un hecho que cuando una persona se enamora de un modo "obsesivo" se puede llegar a la locura, y eso no es lo peor, porque la locura es sólo un estado y está comprobado científicamente que la gente loca, no lo está tanto, o al menos no todo el tiempo, "entre tanta locura siempre hay un momento de lucidez".


Por eso es bueno en mayor o menor grado tener cierto grado de locura, volvernos como locos amantes, como locos amigos, en fin locos, pues bien diría Juana La Loca que: "Loca, porque te quiero hasta la locura. Loca porque quiero que seas mío. Loca porque no quiero que busques en otra lo que yo se darte...y me sobra. Loca porque espero engendrar y parir tus hijos. Loca de amor, eso es...Loca".

sábado, 8 de agosto de 2009

Nocturnas

Creo que no necesito escribir mucho al respecto, pero mi ciudad, me encanta y más cuando cae la noche, porque más allá de los antros, las fiestas y toda la poca o mucha vida nocturna que puede existir dentro de ella, recorrer sus calles de noche, tomar una fotografía de su belleza arquitectónica que envuelve cada una de sus calles, es una experiencia sublime.




miércoles, 5 de agosto de 2009

viernes, 24 de julio de 2009

Las bellezas de mi estado
















Creo que es difícil para las personas darnos cuenta de las bellezas que tenemos a nuestro alrededor por el simple hecho de verlas a menudo, sin embargo, en ocasiones bien vale la pena, salir conocerlas y enterarse de la enorme historia que posee mi estado.

viernes, 3 de julio de 2009

No bastó











En algunas ocasiones todo no es suficiente, y por mucho que uno se esmere, las cosas no suceden como uno quisiera, y por mucho esfuerzo y dedicación que se ponga en la tarea, simplemente a veces no hay más alternativa.

Estas fotos me traen recuerdos especiales y bonitos. En fin, por algo pasan las cosas.

lunes, 15 de junio de 2009

El Oceano con los amigos











Sin duda, este fin fue diferente, muy distinto a otros fines pasados, empezó un viernes, pasó por un sábado y terminó un domingo. Irritación en la piel, desveladas, empachadas, alcoholizadas, pero ante todo una bonita experiencia vivida con muy buenas compañías y con muchas historias que recordar.




miércoles, 10 de junio de 2009

Una nueva bienvenida







Son pocas cosas las que hacen que algo ordinario, se vuelva extraordinario, y la fotografía consigue cosas así. Lo cotidiano, se vuelve mágico, lo natural irreal y lo conocido, desconocido. Aquí les comparto unas fotos tomadas en un jardín común y corriente.

jueves, 4 de junio de 2009

El nombre es lo de menos

Ayer dije Mateo sin pensar, escuché opciones y el nombre me sonó bonito, me sonó alegre, me sonó a un nombre de primogénito, además de ser uno que pertenece a mi evangelista favorito. Sin embargo, pensando en el nombre, me puse a imaginar a pensar en lo que sucederá, me puse a pensar en cómo serás, cómo se sentirá verte sonreir, verte correr y verte jugar.
Pero creo que fue en ese momento de imaginar qué pasaría que me di cuenta del suceso que realmente estaba pasando en el vientre de mi hermana, de mi única hermana. Imaginé las pataditas que ella ha de sentir en su interior y la emoción que tanto tu papá como tu mamá sintieron hace unos días al verte sonreir, por primera vez.
Me puse a imaginar en la gran responsabilidad que ellos están trayendo al mundo, al traer a un ser humano más, uno de carne y hueso, uno pequeñito e indefenso que requerirá de todo el amor, el cuidado y el amor para sobrevivir. Un niño pequeño de gran corazón, que seguro que será un gran aficionado a las motos como su papá y que disfrutará tanto con las buenas lecturas como su mamá.
Un pequeño infante que cuando viaje a ver a sus tíos de Querétaro será tachado de “Yuca” pero que sin duda vivirá en un entorno lleno de cariño y armonía. Te vi consentido por una y otra abuela, mimado por uno y otro tío, y que al llegar a casa serás regañado por el carácter recto de tu madre y sonreirás con la benevolencia y los chistes de tu padre.
Me puse a imaginar historias, los chistesdel abuelo Pepe y las historias y enseñanzas del abuelo Miguel. Te vi saboreando unos deliciosos tacos de canasta de tu abuela Fátima o disfrutar cuidando a Ponky, a Draco o a Princesa en compañía de tu tía Eila. Imaginé las caras de desvelo cuando te despierten a las 8:00 de la mañana en domingos para ir a misa de niños.
Imaginé mil y un cosas a tu lado, me puse a pensar en el gran regalo que Dios le ha dado a nuestras familias al ponerte en el vientre de mi hermana, seguí imaginando y no pude dejar de sonreir y comprendí que no importa si te llaman Mateo, Fernando, Pablo o Wenceslao, lo importante es que vienes bien estás vivo y aunque jamás te he visto sonreir, ya imaginé como será la vida a tu lado.

Confusión


Estoy cansado, mas no puedo dormir, sigo tratando de conciliar el sueño sin lograrlo. Jamás en mi vida creí volver a escuchar esas palabras de ti. Jamás imaginé volver a escuchar esa voz, esa ternura que por tanto tiempo añoré y que siempre creí perdida, pero que de repente ha regresado.
Quisiera no tener un compromiso, en serio que ahora hubiera querido haber retomado mi vida, haber olvidado ese pasado que tanto me lasceró por años y ser como antes, sólo para ti. Pensar sólo en ti, reírme de tus cosas y cuando la noche llegue añorarte.



Estoy convencido que por algo pasa todo. Sólo Dios sabe lo que hubiera pasado de seguir contigo, qué tantas cosas serían diferentes a como son ahora.
Creo que cuando vuelva a leer estas líneas me arrepentiré de sentir cosas, me arrepentiré de sufrir o de pensar en pasado y sufrir por alguien que nunca sufrió por mí o tal vez sí. Y precisamente en esa duda se me condensarán una serie de emociones diversas, de sentimientos fallidos, de momentos olvidados. Dejaré de lado toda esa serie de fracasos para quizás volver a despertar renovado.
Estoy seguro que mañana amaneceré con la misma alegría de siempre, con la misma sonrisa pero probablemente no habré dormido. Es casi seguro que lidie con el presente como si nada pasara, a expensas de saber que el pasado nunca se olvida. Todo pasa, menos el sentimiento puro, ese jamás se olvida.
Convencido estoy que mañana habrás olvidado el hoy y dejarás de pensar en el ayer, que no es que sea un juego, sólo una simple confusión. “No quiero una explicación, sólo pido un gran corazón que sea fuerte como el mío y que se quede aquí conmigo, caminando en el destino para no sentir dolor”

domingo, 24 de mayo de 2009

De Limón

Como parte de los recuerdos importantes que bien vale la pena rescatar está este corto que Maquech producciones hizo durante el tercer semestre de la carrera. Aunque no aparecen a cuadro como debe de ser, el equipo de producción estuvo conformado por Indira González, Mayanin Aké y Jorge Medina.
Entre los actores aparece una de mis mejores amigas, Jaris Ortiz. Sin duda, este corto fue una grata experiencia para todos, y aunque no es nuestra principal fortaleza, el trabajo recibió buenas críticas.

jueves, 21 de mayo de 2009

Para los pomulitos de ojos pispiretos




Internet, como cualquier cosa tiene su lado positivo y negativo; el lado bueno y el que a todo mundo nos gusta de este medio es su eficacia y la cantidad de información a la que uno puede tener acceso estando a un sólo click de distancia, sin embargo, la verdadera razón por la que a mí me gusta es por la huella indeleble que nos permite estar en un espacio como este.

La persona que me mueve a escribir este post, es una niña de un nombre peculiar, carisma único y una forma de bailar que desearía más de una profesional; sin embargo, no escribo hoy esto por sus dotes en el baile, o por lo peculiar de su nombre que ha generado muchísmos comentarios en su blog de gente de toda América Latina que trata de averiguar el significado, y mucho menos lo escribo por su profesionalismo al momento de enfrentar los retos y las oportunidades que la vida que le opone.

Más bien la razón que me lleva a escribir estas líneas es el agradecimiento real que le tengo por haberme hecho partícipe de su vida, por todas las ocasiones en las que me regaló su sonrisa alegre, su estrés, su comprensión y ante todo su amistad. Escribo esto estando seguro que mi vida universitaria no hubiera sido la misma sin mi gran aliada, mi gran amiga y compañera.

Aunque sé que a lo mejor en estos cuatro años han sido pocas las ocasiones en las que nos hemos hablado para contarnos cosas importantes o íntimas que nos muevan, estoy convencido que ambos sabemos que aunque hoy sea el último día de clases, esa amistad tácita que uno por el otro tiene, esa sonrisa sincera y ese poder de escuchar y confiar de modo pleno como tú y yo lo tenemos no se va acabar aquí con la carrera.

En realidad quiero que sepa que estoy sumamente agradecido por todo y cada una de las experiencias que aprendí a su lado, las que me formaron como profesional, como persona, como amigo. Recuerdo con gran emoción todas las veces que nos reímos con alegría y evoco con una sonrisa en el rostro aquellas en las que por estrés uno quiso matar al otro, u otras en las que simplemente esperamos juntos a que el tiempo pasara.

Mayanin, Carmita, Mayis, Chapis, Chavis, Sobres o cualquiera del sinfín de apodos y formas en las que distintas personas te llamamos con cariño, quiero que sepas que eres muy especial en mi vida, y yo no sería la persona que soy sin tus enseñanzas, tus sabios consejos y tu amistad. Gracias por ser tan honesta, tan sincera, tan amiga y por enseñarme a reconocer esas cosas realmente importantes en la vida. Te quiero mucho y esto no se acaba aquí, al contrario, apenas empieza.

Tu amigo, Pepe

viernes, 15 de mayo de 2009

Para la maestra que me ha dado la mejor lección: la de vida

Hoy es el día del maestro, uno especial y realmente importante para nosotros y para muchas culturas alrededor del mundo, pues la sabiduría popular ha reconocido que uno no es capaz de aprender en cabeza ajena, pero todo lo que sabemos es obra de un maestro.


Pero el día de hoy es precisamente más especial porque estoy a sólo unos cuantos días de terminar con un ciclo en mi vida, la carrera universitaria, y es el momento para agradecerle a toda esa gente que se esmeró para que yo pudiera hacerlo, darle las gracias a mis padres, a mis tíos, a mis profesores, a la gente que trabajó en mi casa, a las personas que prestaron su tiempo para cocinarme el almuerzo o lavar los platos en los que yo comía, o los que simplemente se alegran de mi futuro nuevo logro profesional.


Sin embargo, entre todas esas personas especiales hay una que destaca por ser más especial aún. Un ser humano al que estoy unido por un lazo de sangre indisoluble y que por el simple hecho de estarlo no necesitaría hacer un sólo mérito más para que yo lo amara con todas las fuerzas de mi ser, ese ser se llama Gretty, mi tutora de la vida.


A veces nos pasa que cuando la gente rebasa ciertos límites, no hay palabras suficientes para agradecer, no hay gesto que baste para compensar todo lo que uno ha aprendido con sus palabras, con sus regaños, con sus cariños o con sus chistes. Ningún regalo puede ser tan valioso o tan puro que pueda devolver todo eso que uno ha recibido.


Así como a Jaime Sabines le encanta Dios y como él mismo dice en esa poesía, que "Dios bendiga a Dios", sólo él sabe por qué caminos nos manda, y es el único que conoce todos nuestros miedos y nos pone en el lugar adecuado, con la gente adecuada, en el momento justo. Y desde la vereda en la que estoy parado el día de hoy y viendo el horizonte que me ha permitido el andar, me doy cuenta que la razón primordial que me puso en este camino, en esta universidad y en esta carrera, fue para realmente valorar a esa persona tan especial que tuve como maestra, para conocer más a ese ser humano que tuve en mi misma casa por casi veinte años y que de no ser por eso, jamás la hubiera conocido en su esplendor como lo hago el día de hoy, y jamás habría tenido la oportunidad de amarla como la amo.


A pesar que la admiración profesional que por esta maestra yo siento es mucha, en nada se compara con el incuantificable amor que le tengo por la persona que es, por todos sus defectos, por todas sus virtudes, por los ratos en los que se encuentra de buen y de mal humor; por las ocasiones en las que ha compartido conmigo sus sueños y por todas aquellas en las que he sufrido con ella por cosas que a veces no salen como uno espera.


Al final del camino sólo queda agradecer, sólo queda voltear hacia todos lados y mirar a esa gente a la que amamos y simplemente darle las gracias, expresarles aunque sea con palabras, con letras, con una flor con una canción, con un baile o con una sonrisa, lo especiales y lo importantes que son para nuestras vidas, y lo profundamente orgullosos que nos sentimos de tenerlos por profesores, por amigos, por hermanos.


Gretty, hermana mía gracias por todas tus enseñanzas, gracias por toda tu paciencia, gracias por todo el amor que sientes por mí. Te amo, espero que hoy y este día Dios te regale salud y felicidad a tí y a tu familia y quiero que sepas que hoy 15 de mayo, eres mi mejor maestra, mi mejor amiga, la tutora de mi vida, gracias por haber hecho estos cuatro años tan especiales, espero que Dios nos regale muchos más juntos.

Tu hermano que te ama y te admira Pepe


PD. "Cuando menos entiendas las cosas agradécele más a Dios nuestro señor, que sin darnos cuenta nos está poniendo escaleras para llegar hacia él"



Lo más visto

Follow by Email

Paseadores