domingo, 22 de noviembre de 2009

Lo que un vaso de agua nos puede enseñar

Hace mucho que vivo engañado. Siempre, y ahora entiendo a la gente que dice, "mi tío, mi primo, mi papá, mi abuelito me enseñó que..." Reconozco que hoy yo estuve en el error, ya que no es un "vaso con agua", sino que de acuerdo a la DRAE la forma correcta de decir es "un vaso de agua", ya que esa preposición hace referencia a la pertenencia o al contenido del material.

Y aunque haya necesitado pedir "un vaso con agua" para que un buen amigo me sacara del error, me alegra saber que al menos no es correcto mi conocimiento sobre colectivos, y no me refiero precisamente a las HSH, sino más bien a los que nombran a un conjunto de cosas, objetos o seres agrupados, todo esto va, porque la palabra "gentes" no existe, ya que basta decir gente para aceptar y reconocer que se trata de un conjunto de seres humanos, es muy común escuchar en la calle y sobre todo en nuestro Yucatám más de una persona, utilizar de modo erróneo ese plural inexistente.


Pero bueno, ¿qué más le vamos a hacer? Mientras el método constructivista quiera hacer que los niños y jóvenes "aprendan por sí solos español y matemáticas", seguiremos viviendo en un país, donde la gramática, la ortografía y los números sigan siendo priveligio de unos cuantos, ¿interesante, no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto

Follow by Email

Paseadores