domingo, 15 de julio de 2012

Mi perspectiva

Ya sé que escribí que mi próximo post sería sobre la escuela, pero no puedo dormirme sin compartir esta letra de una canción que define de un modo tan sincero el cómo me siento...


He cambiado mis númerosHe cambiado de amigos y de hábitosPara huir de una vida queYo contigo atisbé
Como luz tras los árbolesComo flor en un día que va a nevarSalvaré los obstáculosCon instantes de serenidad
Eres tú para mí polvo queSe quedó en un rincónCajas de nuestra vida en comúnY aunque sé que jamásLo querrás admitirNo eres más que un detalle ya
Porque me entusiasma la autonomíaLa perspectiva que ayer no era toda míaY aunque el deseo me hierve, síNada echo en falta de ti, de tiDe ti, porque
Eres hoy para míPolvo queSe quedó en un rincónCómplice de un recuerdo o de dos
Ahora yo siento queMás estable seréEs el punto de renacer
Es partir desde aquíConfusa pero felizLibre de todo y de tiMi perspectiva es asíAsí, así
No será nunca másCosa de ti y de míNo eres más que un detalle ya
Porque me entusiasma la autonomíaMi perspectiva es así

Para mi...

Está más que claro que mi cabeza es un remolino, un sube y baja de emociones, unas van otras vienen, pero todas pasan. No sé si sea justo juzgar al ¨me agradas¨, o ¨al también me gustas¨, o lo pertinente sea decirle cosas a tu mirada intensa cuando me miras, o la cálida forma en la que sonríes, pero en todos los casos, al único que puedo culpar es a mí mismo. 


Porque aunque ese insignificante beso en el cachete, o el tímido roce de tus piernas con las mías debajo de una mesa, han hecho que mi imaginación vuele sin límites, pero más allá de todo el enigma emocional que lleva cualquier insinuación coqueta e inesperada; 


Soy yo, quien realmente no le ha preguntado a la cabeza la forma correcta en la que se resolverá la ecuación pasada, la forma de evitar estar  ¨pendiente¨ de quien ya no está en mi vida, y la forma mejor de evitar 


Ojalá que quien escribe se concentrara en mirarse más seguido frente a un espejo, en leer los textos que escribe, y olvidara por un rato, la compañía inútil, valorara más los esfuerzos personales y se centrara en hacer cosas que son necesarias para su formación, como por ejemplo, lo puede ser su tarea. Tema que merece un post aparte, pero que será mañana porque ahora ya es hora de dormir. 

Para Pepe Escalante parte 1

Hoy lo vi frente a un espejo, y lo encontré un poco triste, seguía estando con sus grandes ojos cafés, su boca inconfundible y su nariz pequeña. Ocultaba esos ojos tras unas ojeras, y el cabello revuelto, parecía que estuviera despertando. No sé bien qué era lo que escondía esa mirada, pues era una combinación de angustia con miedo, aunque en las pupilas centelleaba un poco de esperanza, o algo parecido, como la mirada de quien evoca momentos pasados y sabe que pueden regresar.
Lo vi todo el día de hoy, correr de arriba para abajo, primero ir a su terapia, a pesar que sentía se moría de sueño, pues entró tarde anoche, luego tratar de dormir un rato, sin embargo el DVD de Laura Pausini se lo impidió, así como la llamada al celular.


Vi cómo se bañaba para esperar que dieran las doce y saliera de nuevo hacia un rumbo nuevo, confiado, crecido, esperanzado pero temeroso. Llegó a la plaza y puso de nuevo la máscara de fuerte, aquella de hombrecito que resuelve las cosas, de muchacho maduro que puede estar ahí para los demás. Cerca de las dos de la tarde y a las puertas de la T1, vi cómo lentamente con su pasajero se iba la máscara y regresaba la sombra del muchacho agradable, alegre y tímido que siempre ha sido.


Después de varios kilómetros de reflexión, de conflictos y de oposición de ideas, decidió ir por el regalo de su prima hermana, a decir verdad, le costó un poco pagar el precio del mismo, aunque lo hizo de corazón y gustoso, a sabiendas que ese dinero puede hacerle falta, pues esta quincena es de tres semanas. Comió con su familia y compartió una tarde agradable y anunció que iría a misa, al final no lo hizo, olvidó su promesa, y como lo ha hecho en otras ocasiones dejó para luego su compromiso antes Dios. 


Por la noche, vio a dos amigas entrañables, que hace mucho no veía, les contó cosas triviales, y le dijo todas las verdades que lo movían a su manera, no porque no les tenga confianza, sino porque no quería decir lo que verdaderamente estaba en su corazón, y tampoco lo que acongojaba su alma. No habló de lo triste que se sentía, y del miedo que le daba el hecho de estar solo, porque supuso de entrada, que no les importaría, y definitivamente, poco podrían hacer al respecto. 


Acordó ir el miércoles a manejar bicicleta y el jueves ir a un concierto de violines no por la afición o por la cultura, sino por el hecho de sentirse acompañado.

Sobre el asfalto

Dicen por ahí que las serpientes se muerden la cola, cuentan que las hadas son fantasía, yo sólo sé que esta ausencia, me entristece pero me fortalece. Desde hace mucho que quisiera llorar, derramar lágrimas por lo que sucede, pero estoy consciente que es mi decisión. Lo mejor, al menos para mí, pero sé que a la larga será para los dos. 

No dejo de leer lo que escribes, lo que te escriben, lo que dices y lo que te dicen, no dejo de observar lo que haces y confieso que a cada paso me hiere escucharlo o hablarlo. Espero no ser una de aquellas serpientes que se muerde la cola, y seguir mi camino sobre el asfalto como hasta el día de hoy.

martes, 10 de julio de 2012

En ausencia de ti

A decir verdad, ni sé qué es lo que quiero escribir porque tengo sentimientos encontrados. Por momentos me siento fuerte y contento por mi decisión porque creo que es lo mejor, otros tantos, me siento triste y desesperado, con ganas de hablarte, enviarte un mensaje, saber de ti; pero en ambas ocasiones es un hecho que me encuentro solo. 


Alguna vez me dijiste que soy de esas personas que no puede estar consigo mismo, y creo que tienes razón, pues en realidad me es complicado no estar solo, y ahora mi gran amigo se llama whatsapp, y es a través de él que convivo con más personas. Reconozco que esta semana que pasó, sucedieron cosas bonitas que hace mucho que no vivía: estuve a solas escuchando música con las luces apagadas, como en el pasado. Abrí libros viejos y reviví historias y momentos que no recordaba. 


Por otro lado, me reconcilié con mi hermana, y conocí a su hija hermosa, y me convencí que ahora es a al que me toca estar más cerca de mi sobrino Mateo, soy yo su padrino, su tío y debo ser también su amigo en quien confíe para hacer grandes cosas, un amigo como el que creo que yo nunca tuve, pero me gustaría que él tuviera. 


Debo reconocer que he tratado por todos los medios de no dejarme llevar por mis impulsos, he tratado de pensar con la cabeza, de modo frío, sistemático y ordenado, para no bloquearte de Facebook y Twitter, para no saber si sales o no, si estás o no con alguien, si saludas a uno o saludas a muchos. 

Me he hecho al fuerte, al maduro, al señor, he odiado, he amado, he extrañado y he anhelado, he dejado que el tiempo pase, y que mis venas se vuelvan fuertes. Me he vuelto ciego, sordo y he tratado de encontrar una perspectiva diferente que me permita llegar a ese sendero que tanto deseo.


"Recordando días de otra latitud, frecuentado sitios donde tú estarás, persiguiendo gestos y palabras que... perdimos"


Lo más visto

Follow by Email

Paseadores