domingo, 15 de julio de 2012

Para mi...

Está más que claro que mi cabeza es un remolino, un sube y baja de emociones, unas van otras vienen, pero todas pasan. No sé si sea justo juzgar al ¨me agradas¨, o ¨al también me gustas¨, o lo pertinente sea decirle cosas a tu mirada intensa cuando me miras, o la cálida forma en la que sonríes, pero en todos los casos, al único que puedo culpar es a mí mismo. 


Porque aunque ese insignificante beso en el cachete, o el tímido roce de tus piernas con las mías debajo de una mesa, han hecho que mi imaginación vuele sin límites, pero más allá de todo el enigma emocional que lleva cualquier insinuación coqueta e inesperada; 


Soy yo, quien realmente no le ha preguntado a la cabeza la forma correcta en la que se resolverá la ecuación pasada, la forma de evitar estar  ¨pendiente¨ de quien ya no está en mi vida, y la forma mejor de evitar 


Ojalá que quien escribe se concentrara en mirarse más seguido frente a un espejo, en leer los textos que escribe, y olvidara por un rato, la compañía inútil, valorara más los esfuerzos personales y se centrara en hacer cosas que son necesarias para su formación, como por ejemplo, lo puede ser su tarea. Tema que merece un post aparte, pero que será mañana porque ahora ya es hora de dormir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto

Follow by Email

Paseadores