miércoles, 7 de agosto de 2013

De 2x1 en Starbucks

Cuando las cosas van mal, no hay mucho qué hacer, ni muchas personas a quienes responsabilizar por esos hechos, pues a la vez son todos y cada uno de ellos los que como estadística incipiente van creando esas "emociones". 

Estamos cerca de cumplir "un año" y desconoce tantas cosas de mi como yo mismo. Es curioso que siga creyendo que soy una persona débil y vulnerable, bueno, lo segundo a lo mejor un poco más pero débil, no lo creo. Todo, menos débil. Más gracioso es que cerca del año se de cuenta de la persona que tiene junto a sí. ¿Tuvieron que pasar 365 días para que te des cuenta? ¿No crees que es demasiado tardado para que suceda?

Lo cierto, es que ahora no sufro lo duro, sino lo tupido de jugar a ser quien puede, quien quiere, quien apoya, quien soporta, quien ríe. Curioso, muy curioso, porque poco más de un año atrás me quejaba, porque "disque no me querían" ¿o cómo iba el reclamo?

Esto de crecer, pues no se pone "tan padre", las responsabilidades crecen de modo exponencial así como las ganas de llorar y de reclamar, aunque uno sepa a quién ni qué. En fin, siento que hoy es un día de esos de 2x1 en Starbucks que llega acompañado de esas emociones ajenas que digamos, tenía un poco olvidadas. 

En fin, noches más o menos, pero al final sólo noches. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto

Follow by Email

Paseadores