domingo, 27 de diciembre de 2015

En mi soledad

Es tonto seguir con el mismo tema, seguir dándole vueltas y más vueltas a lo mismo, ¿y si fuera más guapo? ¿más sexy? ¿más inteligente? ¿más rico? ¿más macho? ¿seguirías a mi lado?

No tiene sentido rechazar a la gente que nos trata bien, ignorar a la gente que nos "quiere" a su manera pero de modo honesto, o al menos honesto a su forma. Siempre he creído que no le temo a la soledad, ese sólo es un estado, un momento, un qué hacer de la vida. 

Uno no está solo, está en compañía de sí mismo, pero si esa compañía es tan buena, ¿por qué extrañamos a personas que no nos quieren como quisiéramos? ¿por qué seguimos con esa tonta ilusión de creer que algún día volverán a nuestros brazos? ¿que retomarán el camino?

Sin duda, no busco respuestas, sólo escribo preguntas y más preguntas que sin duda hacen más complicada y entretenida la vida de lo que ya es. Y sin embargo, sigo creyendo que algún día llegará. ¿Qué ironía, no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto

Follow by Email

Paseadores