martes, 13 de diciembre de 2016

Para mis pequeñas botitas de Tacón

He llegado a la conclusión que en la vida hay personas. No personas mejores, peores o iguales, sólo personas, gente que siente, cuyo corazón late intensamente 24 horas, 365 días, con sueños, anhelos, momentos y sobre todo con muchas ilusiones. Insisto, no hay personas mejores o peores, sólo seres humanos que aman, eso es todo. 

Sin embargo, algunas de esas personas nos hacen sentirnos más orgullosos que otras, nos alegran los días mucho más que las demás, o simplemente hacen que ese latir del corazón se vuelva especial. Una de esas personas es mi pequeña Guelmita que hoy cumple veintitantos años. 

No importa que calce botitas de seguridad que pareciera que pesan mucho más que su brazo derecho, no importa que a veces su cabello recogido en forma de chongo le regalen cinco centímetros más de estatura, no es importante que junto a su jefe se vea aún más pequeña, lo verdaderamente importante y prudente es su gran corazón y las ganas que le pone a la vida para hacer que las cosas pasen. 

En serio que sé que soy muy afortunado de verla todas las mañanas, tardes o noches con esa gran sonrisa que le imprime a su rostro a pesar del cansancio, de los pendientes, a pesar de todo. Por eso y más la quiero, pero de un modo muy especial, porque gente como ella hace que mi vida sea un poco más afortunada y feliz. Gracias por existir. ¡Feliz cumpleaños!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto

Follow by Email

Paseadores